martes, 21 de abril de 2015

EL TAI CHI





¿Meditar en movimiento? Si la meditación es de por sí todo un arte — porque hay que poner atención en un sólo punto o en la respiración y dejar pasar las ideas en la mente para aclararla, concentrarnos y relajarnos — imagínate ahora hacerla en movimiento… Esto y más es el Tai Chi.
El Tai Chi o taiji se originó en China y aunque no se sabe con exactitud el tiempo en el que fue parece que se creó como un arte marcial que ayudaba a la buena salud tanto mental como del cuerpo. Sus practicantes deben respirar profundamente al ritmo de movimientos ligeros y relajados, tranquilos y con atención al presente y al entrar y salir del aire.
En general la meditación promueve muchos beneficios para la salud: reduce el estrés y la ansiedad, enfoca la mente, relaja el cuerpo, ayuda a manejar dolores e incluso tiene repercusiones bastante palpables como retrasar el envejecimiento del cerebro.
Esto justamente lo reporta un estudio que se realizó en UCLA (University of California Los Angeles), en donde varios investigadores encontraron que los meditadores que tienen más tiempo practicando experimentan menos pérdida de materia gris que las personas que no meditan. Además también encontraron que la meditación beneficia a más partes del cerebro de lo que se pensaba antes.
Esto obviamente se aplica tanto para la meditación convencional (sentados, en silencio, en flor de loto o repitiendo mantras) como para el Tai Chi que tiene los mismos principios pero incorpora movimientos lentos (como una especie de danza) para también poner al cuerpo en movimiento, ejercitarlo, mejorar su equilibrio y la fuerza de los músculos y las articulaciones.
También se le conoce como Tai Chi Chuan y otros de los puntos relevantes es que no fomenta la competencia entre los practicantes, y es un ejercicio físico muy suave por lo que todo el mundo lo puede practicar, incluso los adultos mayores quienes normalmente necesitan alivio en sus huesos y sus articulaciones.
Las posturas (un poco como el yoga) fluyen de una a otra al compás de la respiración y hacen que el cuerpo esté en movimiento constante pero tranquilo y también como en el yoga, hay varias ramas de él, las que se enfocan en su aspecto más físico, las que buscan más su lado espiritual y las que resaltan su valor como un arte marcial.
Lo ideal es practicarlo lo más seguido posible, de preferencia diariamente aunque sea unos minutos, para que empieen a sentirse los beneficios. Pero si esto no es posible, simplemente repetir mentalmente los preceptos del Tai Chi mentalmente para buscar relación en momentos de estrés (en una junta o cuando se está en un embotellamiento de tráfico) podría ayudar mucho.

¿Cómo puedes empezar?

Busca un instructor capacitado en tai chi, es difícil tener estudios certificados o avalados en este tipo de área pero con que investigues entre la gente que sepa del tema y pidas referencias, podrás encontrar a alguien que se acomode a tus necesidades.
No se necesita mucho, más que asistir a tus clases con la mayor regularidad posible e ir vestido cómodamente. Es importante que el instructor te de buenas bases sobre la técnica, la filosofía y la forma de hacer correctamente los ejercicios de tai chi pues de lo contrario, podrías lesionarte al hacer una postura si no la haces bien. Si tienes alguna condición en los huesos, estás lastimado, tuviste un accidente, sufres de osteoporosis severa, hernias, etc. Avísale a tu instructor antes de empezar la práctica.
No suele ser caro, se puede practicar en compañía o solo y casi en cualquier lugar (por supuesto al aire libre y en lindos paisajes es más estimulante y relajante).

¿Cómo ayuda el Tai chi?

De acuerdo a varios estudios el Tai chi podría ayudar a mejorar los trastornos del sueño y posiblemente a mejorar el equilibrio. En cuanto  a mejorar la densidad de los huesos y la osteoporosis, a mejorar la condición cardiovascular, a reducir la grasa, a ayudar con la presión alta,  con el bienestar general y la respiración en los ancianos, según Natural Medicine, aún se requiere más investigación para determinar si realmente ayuda o no.
Por otro lado, algunos estudios sugieren que al aprenderlo correctamente, el Tai Chi podría mejorar tu salud al mejorar la ansiedad, aumentar la flexibilidad, el balance y la agilidad, beneficiando a los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica, mejorando la capacidad respiratoria y dando definición y fuerza a los músculos.
Algunos otros estudios, indican también que podría: disminuir el insomnio y promover un buen descanso, aliviar el dolor en general (y especialmente de las articulaciones), fortaleciendo el sistema inmunológico, y mejorando la calidad de vida de los adultos mayores.
De hecho, un estudio reciente que se realizó por la NCCAM (el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de Estados Unidos) analizó a 40 adultos con osteoartritis que practicaron Tai Chi y ejercicio convencional durante 12, 24 y 48 semanas y descubrió que aunque las primeras semanas ambos mostraban alivio en los huesos, al prolongar la terapia, el grupo que hizo Tai Chi mejoró considerablemente no sólo físicamente, sino en su seguridad personal, su sensación del dolor e incluso disminución en la depresión.
Además, la confianza en sí mismos y en su cuerpo puede ayudarlos a prevenir caídas que pueden ser potencialmente peligrosas y los hace más independientes de la gente que los cuida. Es más, la Fundación de la Artritis (Arthritis Foundation), recomienda este tipo de ejercicios aeróbicos ligeros pero, es importante recordar que, especialmente si se tiene un problema médico, esto debe ser un complemento a las recomendaciones de tu médico.
Los pacientes con Parkinson también podrían mejorar su equilibrio y balance y evitar el riesgo de caerse haciéndolo. El Tai Chi podría mejorar algunos síntomas de fibromialgia (dolores musculares, fatiga y rigidez) de acuerdo a un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, o la osteopenia (que suele aparecer antes que la osteoporosis y afecta en su gran mayoría  a las mujeres.
Practicar Tai chi y tomar suplementos a base de té verde podrían mejorar las molestias en las mujeres que están en la menopausia, de acuerdo a algunos estudios, y reduciendo los riesgos de que sufran fracturas.
Así que ya sabes, el Tai Chi podría brindar muchos beneficios, y acepta a practicantes de todas las edades. Además, al realizarla correctamente es bastante segura.