lunes, 15 de junio de 2015

UNA ESTUDIANTE QUE DESEA SER MEDICO



Desgarradora carta pública al Ministro Fernández de una bachiller excluida de la OPSU
 Jun 14, 2015 @ 9:00 am

“Como fomentar el Progreso de una Nación, sino se le da el justo valor al conocimiento”
Hola, mi nombre es Alexandra Villegas, tengo 17 años y soy de Barquisimeto-Edo. Lara. 

Explico mi situación…. Obtuve  19.4 de promedio acumulado desde 1er año hasta 4to año de bachillerato, un promedio que con mucho esfuerzo y dedicación he logrado obtener, con el simple motivo de poder estudiar lo que desde que tengo memoria siempre ha sido mi sueño, medicina

Como todos sabemos la medicina es más que una carrera, es un estilo de vida, la decisión de ser médico va más allá de una simple escogencia por salir del paso o porque mi familia quería que estudiara eso, es una carrera que necesita de dedicación y cariño, es una vocación que nace en cada persona por la necesidad de ayudar a otros. Pero para cumplir ese sueño tienes que trabajar muy duro, y no solo en la universidad, sino desde que comienza el bachillerato…

La medicina siempre ha sido una carrera con mucho prestigio, hablamos de que los médicos tienen en sus manos la vida de otros seres humanos, aquí no hay decisiones en juego, se trabaja con la realidad del momento y se debe actuar en torno a ello, para lograr los mejores resultados, resultados que pueden cambiar la vida de una persona en todos los sentidos…Claramente no todos podemos estudiar medicina, 

Dios nos da dones particulares a cada uno de nosotros, los cuales debemos descubrir y aprovechar al máximo. En lo particular yo descubrí desde muy chiquita que Dios me dio la vocación de ser médico, pero también descubrí que no iba a ser fácil, tenía que esforzarme incluso antes de comenzar la universidad, ya que para poder ingresar tenía que tener un promedio destacado, lo cual me propuse y logré, fue una meta que cumplí, ya que la medicina es la única profesión en la que me veo trabajando por el resto de mi vida, la única profesión en la que se han basado mis proyectos y sueños y que de un día para otro el gobierno me la arrebató.

Sr. Manuel Fernández, me dirijo directamente a usted por ser el director del Consejo Nacional de Universidades y le hago una pregunta, ¿Cómo habla usted de un sistema de ingreso “justo e incluyente” cuando existen miles de casos en el que alumnos con promedios destacados fueron excluidos de las universidades públicas? ¿Cómo habla usted de que garantizan el derecho a la educación cuando yo y muchos más quedamos literalmente en el aire? 

Excluidos de todas las universidades del país por el simple hecho de no vivir en un rancho con techos de zinc y letrinas. ¿Le parece a usted eso justo? ¿Le parece a usted “justo e incluyente” el hecho de que yo, por tener una vivienda cómoda, y que mis padres siendo una familia trabajadora, con todo el esfuerzo pagaron un colegio privado, haya sido excluida de absolutamente todas las universidades del país? Sr. Fernández, con todo el respeto lo que usted habla en sus declaraciones y lo que alega ser OPSU es una completa hipocresía. 

Hago constar con la evidencia de mi caso y miles de bachilleres que el nuevo Sistema Nacional de Ingresos a las Universidades es completamente injusto y excluyente, en el que tu condición social tiene más peso que tus años de esfuerzo académico.

En esta carta quiero expresar mis preocupaciones y frustraciones porque como persona, estudiante y venezolana sigo sin entender qué importancia tiene ser rico, pobre o clase media al momento de aplicar para un cupo universitario. Sigo sin entender porque ustedes tienen que saber los ingresos económicos de mi hogar, si tengo casa grande o pequeña, o si vivo en un rancho o en una mansión, ¿Acaso eso tiene alguna relevancia al momento de evaluar mis aptitudes académicas? Porque si es así agradecería mucho una explicación.

Usted alega en sus declaraciones que este nuevo sistema es el ideal ya que se está tomando en cuenta a la población pobre, que según usted siempre había sido excluida por las universidades, pero la realidad es que este nuevo sistema no trabaja la inclusión, sino la sustitución, ustedes están sustituyendo un grupo por otro, con este nuevo sistema se excluye a todos aquellos estudiantes destacados que por razones de la vida tenemos una mejor condición social y nuestros padres lograron brindarnos una educación privada. Porque déjeme decirle que esa es la vida Sr. Fernandez, unos somos pobres, otros ricos y otros clase media, unos flacos y otros gordos, unos bonitos y otros feos, pero absolutamente todos somos seres humanos y tenemos los mismos derechos 

Entonces, vuelvo al tema, ¿Por qué en un sistema de asignación de cupos universitarios tienen que tomar en cuenta en un 30% tu condición socio económica cuando si se habla de justicia o inclusión se tendría que únicamente evaluar tu esfuerzo académico? Ya que al fin y al cabo en base a nuestro desempeño académico es que los profesores de las universidades nos van a evaluar ¿no? ¿O también en los exámenes semestrales nos van a preguntar si voy al baño en letrinas o en una poseta?


Sr. Fernández disculpe si esta carta le ha sonado un poco fuerte, pero es que sinceramente no encuentro otra manera para expresar lo que siento en estos momentos de mi vida… no encuentro la manera para explicar que me estoy graduando de bachillerato, algo que desde muy pequeña siempre vi como esa gran meta, ese momento en el comienzas a independizarte y las decisiones que tomes marcarán una huella en tu futuro, ese momento lleno de alegría y entusiasmo que finalmente lo estoy viviendo pero lo único que siento es frustración y rabia, sentimientos que tengo al saber que tantos años de esfuerzo académico no valieron de nada, porque en este país es más importante ser pobre que tener excelencia académica. Frustración al ver la lista publicada de los cupos asignados y ver que promedios de 15, 16, y 17 pasaron sobre mi promedio de 19.4. 

Sentimientos que tengo al ver a mi mamá hasta tal punto de preocupación por mi futuro, que al ver esa misma lista se partió en llanto… Todo esto por el simple hecho de que mis padres se sacrificaron para darme la mejor educación y ustedes me cierran las puertas para estudiar la única carrera que deseo, y que además es una carrera que únicamente existe en universidades públicas. Entonces le pregunto señor Fernández, ¿Cuál es su recomendación? ¿Qué opina ustedes sobre mi caso y el de miles de estudiantes que también están pasando por lo mismo? Usted como Ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología ¿Qué nos dice en estos momentos que nos ha dejado en el limbo, sin tener un camino que tomar?

Pienso que con esta carta hablo en voz de muchos jóvenes que estamos viviendo lo mismo. Jóvenes con gran potencial que pueden convertirse en personas importantes y reconocidas en sus carreras, pero que usted y el gobierno los excluyeron y alejaron de sus sueños. Le hago una pregunta,¿Qué pretende este nuevo sistema de ingresos? Porque las consecuencias que se están presentando es que miles de jóvenes, brillantes, emprendedores, líderes con miras a formar una mejor Venezuela no tienen otra opción que migrar del país, ya que su propio hogar los excluyó…Que tristeza el ir al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores y ver día tras día las colas que se hacen, ver cientos de jóvenes que con su más profundo dolor, tienen que separarse de sus familias, de sus amigos, de sus hogares y de su país por la simple razón de que su propio país les cerró las puertas de su futuro. 

En mi caso, siento un profundo dolor al ver como mis sueños se desvanecen, como mis planes de convertirme en una profesional en la carrera que me apasiona y trabajar por una mejor Venezuela han sido totalmente bloqueados…

Sr. Fernández las consecuencias de este Sistema son fatales… ¡Estamos perdiendo a los jóvenes, el futuro nuestro país! Lo invito a recapacitar un poco la situación y tomar decisiones realmente justas.
Para finalizar quisiera citar algunas frases de, un gran hombre, profesional y profesor universitario, el Dr. Ingeniero Agrónomo Andrés Kowalski:@AndresKowalski:

“Los jóvenes son el recurso más importante de una nación, es lo que asegura la fuerza futura de empuje de un país. No debemos desmotivarlos”

“El sistema de evaluación académica es la metodología que identifica si el estudiante adquiere el conocimiento. Reconocimiento al mérito”

“Como fomentar el Progreso de una Nación, sino se le da el justo valor al conocimiento”
“Ningún proceso de inclusión supone el poner a un grupo sacando a otro grupo, eso es denominado sustitución y en la Educación eso es dañino”


Se despide,
Alexandra Villegas
Cuasi bachiller-Colegio “Las Fuentes”
Barquisimeto-edo. Lara