viernes, 8 de enero de 2016

LA HISTORIA DE ASKAIN

UNA EXPERIENCIA DE VIDA
Por Alfredo Ascanio, Ph.D

Después de muchos años es muy agradable recordar la vida universitaria y los trabajos realizados.
En mi caso tengo recuerdos que van desde mi primera experiencia, en el año de 1952, en una universidad fuera de Venezuela (en Chile) hasta terminar mi Doctorado-Ph.D - en el año 2.000, en la ciudad de Caracas: o sea 48 años han pasado desde entonces.

Todo comenzó cuando todavía era muy joven. Apenas tenía 19 años, pero con un deseo inmenso de comenzar mi carrera académica.
Esta carrera universitaria la iba a empezar en mi país y en la Universidad Central de Venezuela http://www.ucv.ve,  pero por razones políticas esa casa de estudio fue cerrada por el presidente y dictador General Marco Pérez Jiménez, por lo que tuve que seleccionar un lugar, en América Latina, para comenzar mis estudios universitarios.
En mi casa y por sugerencia de mi madre y de mi hermano Pedro, me ofrecieron enviar US$ 80 mensuales para vivir en el exterior.
 Lo primero que hice fue embarcarme en una nave de carga italiana que se dirigía a Valparaíso-Chile, y en ese barco,  llamado Antoniotú Usudimare yo  fui el único pasajero y al llegar al Puerto Peruano del Callao, como allí se quedaría 2 días, pude bajar para visitar a una familia que conocía mi madre o sea la Familia Prieto Morla, que Vivian en el lugar llamado Barranco, en las afueras de Lima, y estuve con ellos un día completo, para volver al Barco y seguir hacia Valparaíso.
Esa decisión me llevó de viajar a Santiago de Chile y a la Escuela de Medicina de esa Universidad http://med.uchile.cl ; pero debo adelantarles que todos podemos equivocarnos al seleccionar una determinada carrera; y este fue mi caso.
Quizá por el simple hecho de que me había graduado de bachiller en Ciencias Biológicas; y que en mi familia, por tradición, mi abuelo materno y mis tíos eran médicos, y probablemente en mi hogar se tenía la esperanza de que alguien siguiese esa noble carrera, el seleccionado fui yo.
No obstante, y después de dos años de hacer un gran esfuerzo en adecuarme al estudio de la anatomía del ser humano y de los principios fisiológicos de esa fabulosa maquinaria de vida, me fue imposible continuar esos estudios por un problema vocacional.
Al regresar al país, en el año de 1954, había ya decidido comenzar de nuevo con los estudios, pero en otra carrera universitaria, después de los dos años en Chile.
Como sentía un gran atractivo por las ciencias sociales y humanidades, al principio pensé entrar en la escuela de Estudios Internacionales o sea: diplomacia; luego, me decidí finalmente por Psicología, pero apenas si pude durar un año en ese ambiente, porque todavía no encontraba mi verdadera vocación.
Una amiga de mi madre, que tenía un cargo administrativo en la Universidad Central de Venezuela, me aconsejó estudiar Economía y Finanzas; y así lo hice. En esa profesión me sentía como “pez en el agua”. Al fin había encontrado la razón de mi existencia universitaria. Era el año de 1955 y debía terminar mis estudios de pre-grado en el año de 1958.
El grado de Economista fue emocionante. La promoción Ernesto Peltzer, de 120 economistas, fue la más importante para la época. En ese contexto, fue el Presidente W. Larrazabal Ugueto quien nos entregó el diploma y nos impuso la medalla de grado. El 22 de Agosto de 1958 me entregaron mi Diploma de Economista de la Universidad Central de Venezuela.
La vida universitaria en Chile fue todo un acontecimiento. Era la segunda presidencia de Ibáñez del Campo; y el país no pasaba por su mejor momento económico, como lo tiene hoy en día; pero Santiago siempre fue un lugar muy agradable y acogedor.
La vida universitaria era intensa, no sólo en relación a lo que cada quién estudiaba, sino también en las reuniones en el Café San Pablo, donde se respiraba un ambiente bohemio, con personajes que se interesaban por el arte ,la literatura y la poesía. Quizá fue en ese ambiente, donde empecé a interesarme más por los estudios orientados hacia las ciencias sociales.
Ya a los 20 años de edad, comenzaba a escribir poesía, quizá influenciado por los poetas chilenos de la época: Pablo Neruda, Pablo de Rocka, Cruchaga Santamaría, Vicente Huidobro y otros, aquí les dejo las primeras estrofas de uno de esos poemas y este es dedicado a Chile:

UN CANTO A CHILE

Déjame aquí, en el cauce,
debajo de tus ríos
derretir mi retina,
con la estrella del norte
que ilumina tus islas
La Rosa de los Vientos
estiró sus agujas
más allá de tu piso
agrietado,
me estuvo dibujando
tu rota geografía,
se cansó de llenarme
los bolsillos de puertos
La vida en las pensiones de estudiantes en Santiago de Chile fue mi primera experiencia, pues la primera que seleccioné se llamaba Mi Hogar, y estaba ubicada en la Calle de Banderas, así como el alquiler de cuartos en casas familiares o apartamentos de conserjes ubicados en Vicuña Mackenna donde compartí con mi amigo Francisco Prince Cumare, todo ello daba también un toque de juventud; al igual que los encuentros con amigos como,  y con muchachas universitarias (las llamadas pololas).
Luego varios venezolanos alquilamos la parte baja de una casa de la señora Erna de origen alemán, ubicada en Rancagua un lugar residencial de Santiago. Allí conviví con Fernando Valarino,  Julian Pacheco, Carlos Sardi, Eli Colombani ,Francisco  Prince Cumare y dos amigos más.
En la pequeña población de Villa Alemana tuve mi primera novia chilena; una muchacha hermosa que había ganado el reinado en su colegio universitario y cuyo nombre era Silvia.
Las vacaciones de invierno había que realizarlas en Buenos Aires. Entonces  viajé en el tren de cremallera chileno que llegaba hasta la frontera con Argentina; y de allí, en el tren argentino vía Mendoza, para llegar a Buenos Aires, la capital Argentina, pero siempre acompañado de gauchos que invitaban a cebar mate y conversar sobre los asuntos del campo.
En Argentina visite a mi amigo Eduardo Tovar quien estudiaba medicina en la Universidad de Buenos Aires.
Nuestro arribo a la ciudad autónoma de Buenos Aires
coincidió con la muerte de Evita Perón (26 de julio de 1952)

Los funerales de Evita fueron espectaculares; y todavía en el centro de esa bella ciudad permanecían las propagandas políticas: “Perón cumple y Evita dignifica”.
Era la época de la ideología del llamado Justicialismo, que había enloquecido a la gente más humilde del país (los llamados descamisados)
En Buenos Aires hacia frío. Por primera vez me había transportado en el servicio público del metro. La calle Florida era un hervidero de gente, con muchos cafés,  librerías y  teatros. Como buen estudiante yo pedía en los restaurantes que me sirviera un plato de comida “peronista” de la época llamado “el popular” (un servicio de carne, que aunque no era de primera, pero como todo buen plato argentino, era abundante y bien elaborado).

Retorno a Caracas:


Era una ciudad en plena construcción frente al cerro del AVILA. Tal era el número de obras que se realizaban, que un amigo español al yo preguntarle: ¿cómo te parece esta ciudad?; su respuesta fue: “cuando la terminen, me avisan”.
La Ciudad Universitaria de Caracas (la UCV) era una obra arquitectónica de primera.
Fue el Arquitecto Carlos Raúl Villanueva un verdadero artista que supo integrar en un ambiente plácido y tropical: la arquitectura y el arte, con obras maestras de escultores y pintores famosos, como Jean Arp, Alexander Calder, Armando Barrios, Fernand Léger, Baltasar Lobo, Mateo Manaure, Pascual Navarro,  Francisco Narváez, Alejandro Otero, Oswaldo Vigas y otros.

En la Escuela de Ciencias Económicas teníamos los mejores profesores especializados nacionales e internacionales. Recuerdo con mucho afecto a los docentes: (1) Domingo Maza Zavala (Desarrollo Económico), (2) Shelly Hernández (Estadísticas), (3) la profesora Sofía Cenderos (Principios de Economía), (4) Felix Miralles (Finanzas), entre otros.
Los alumnos que mayor influencia tuvieron en mi futura carrera fueron: Ignacio Antivero  y Vinicio Adames. El primero, por su inteligencia y preparación integral; el segundo, por su calidad humana y su pasión por la música coral.
La vida como economista fue todo un éxito. En el Ministerio de Fomento tuve varios cargos importantes, incluso antes de graduarme de economista.
En ese ambiente la burocracia era bien preparada y ejercía con respeto sus responsabilidades. El Director de Industrias, doctor Manuel Delgado Rovati , era muy eficiente y un verdadero ejecutivo; y el jefe del Dpto. de Industrias Alimenticias, un economista formado en Chile, Régulo Campos Martínez, era un profesional muy respetado por sus iniciativas.
Nuestro asesor internacional, era un economista austriaco del staff de Naciones Unidas, el Dr. Alfred Klein, quien realizó una labor pionera en Venezuela en el campo de la productividad industrial. Para todos nosotros fue un maestro inolvidable y yo lo acompañé siempre en el INPRO (Instituto Venezolano de Productividad) y en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D.C.
Recuerdo a los compañeros de trabajo, o sea:
Edilia Delgado Duarte, Iturriza Guillén  y Elba Altuna.
Algunos de nosotros pasamos a formar parte del equipo de profesionales del Instituto Venezolano de Productividad (INPRO), donde trabajamos con Isolda Heredia de Salvatierra y su Director Leandro Márquez Gómez.
Ya para el año de 1959 ( desde el 11 de marzo hasta el 30 de abril), con  28 años de edad, recibí mi primera beca de trabajo, para viajar a la ciudad de México y reunirme allí con expertos en Productividad, que trabajaban en el Banco de México (Dpto. de Investigaciones Industriales), como por ejemplo: el Dr. Manuel Sánchez Sarto, quién me recomendó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID),
México siempre ha sido y es una ciudad fascinante. Allí conocí a mi actual esposa Judith Lara quién compartía durante la Semana Santa con mi madre Leonor Guevara Núñez y fue en el Banco De México donde consolidé mi formación como un experto en la promoción de pequeñas y medianas empresas (que hoy se les denomina PYME).
De vuelta a Caracas nace nuestra primera hija Marisela Ascanio Lara, en la Clínica Razetti y Judith fue atendida por el Dr. Auricochea, quien le hizo una micro-cesárea.
Toda mi experiencia profesional, me llevó a servir como el primer consultor joven que tuvo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pues con apenas 30 años de edad, ya ejercía la responsabilidad de promover, para El Salvador (Centroamérica), una línea global de crédito de 4 millones de dólares, ayudando a los empresarios a preparar los  estudios de pre-inversión. Incluso, mi trabajo lo pude complementar de nuevo con la vida universitaria, pues daba clases de gratis a un grupo de alumnos salvadoreños en la Universidad de ese país. Es decir,
fui profesor en Finanzas de la Empresa en es Universidad Salvadoreña..

Las clases que hacía gratuitamente, sólo las podía realizar todos los sábados en la mañana. Creo que mis alumnos apreciaban mis cursos y seminarios y con un gran interés ellos colaboraban conmigo en los diagnóstico que realizábamos en unidades empresariales pequeñas y medianas, que luego serían objeto de créditos por parte del BID.
El nacimiento de mi hijo Fernando Ascanio Lara fue en El Salvador. Donde vivíamos en la Pensión Overholser.
El trabajo en El Salvador duró dos años, para luego viajar a la ciudad de Washington. D.C.  donde nació mi hija Marisol Ascanio Lara, en el Washington Hospital. En esa ciudad fui reclutado como un funcionario internacional permanente (1965 ).  http://www.gwhospital.com/


Durante esa época pude realizar un Seminario con el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y la Universidad de Harvard (1965), del 30 de Junio al 6 de Agosto, con los profesores: Thomas Kennedy, Richard Dooley. Clark Wilson y 3 profesores asistentes y con el apoyo del Salvadoreño Francisco De Sola.
El trabajo en el BID durante 10 años (1965-1975) fue todo un acontecimiento profesional. Trabajé muy de cerca con gente muy preparada, en un ambiente cálido y de elevada productividad.
Leonel Torres, un economista colombiano, fue nuestro jefe, una persona excepcional.  También Mauricio Herman que era el segundo después de Torres, una excelente persona. Recuerdo a Lauro de Paiva, Brasileño, e igual mente a otro brasileño llamado Fernando Caldas.
En esos años cuando yo vivía en el Estado de Virginia, y tuve la oportunidad de tomar un curso sobre Gobierno en Southerm Illinois University at Edwardsville , cuyo decano era Vaughnia J. Lindsay y también en la School of Advanced International Studies of Johns Hopkins University (1974), cuyo decano era Roger S. Leeds.
Otros economistas compañeros en el BID fueron:
 Cristovam Buarque, brasilero; Fernando Caldas, brasilero, Lauro de Paiva, brasilero; y otros amigos nicaragüenses, haitianos y bolivianos.
El Presidente del Banco (BID) era el economista chileno Felipe Herrera,  (1976) que lo recordamos como uno de los funcionarios internacionales mejor preparados de América Latina :
Del BID pasé a la Organización de Estados Americanos (OEA), por sugerencia de Joao Goncalvez de Souza representante por Brasil en el BID, quién me ofreció ser el Director del Centro de Adiestramiento de Desarrollo Económico (CETREDE), ubicado en la ciudad de Fortaleza, Estado de Ceará, Brasil.
En esa ciudad trabajé durante 2 años al lado de economistas de primera,  tanto de SUDENE como de la Universidad. Recuerdo muy bien a Nilson Holanda, y varios profesores, y otros docentes de la Universidad Federal de Ceará y del Banco del Nordeste de Brasil.
Nuestro equipo de trabajó estuvo formado por: Guillermo Noffal (Nicarguanse), Salvador Archondo Mendieta (Boliviano),  Jorge Turbay (Colombiano) , Sergio Chao Siero (Cubano) y la contraparte nordestina de la Universidad de Ceará, como Francisco Carvalho Nieto, Pablo Campos de Moraes, Jose Lima de Alburquerque,  y Celio Gordin Pamplona,
Después de 12 años trabajando como Funcionario Internacional, me decidí volver a Venezuela, como Vicepresidente de la Corporación Venezolana de Turismo, Institución recién creada en el año de 1970 por Diego Arria Salicetti quién fue su primer Presidente.
Fueron 3 años adicionales  (desde 1976 a 1979) para consolidar la Gerencia Técnica, apoyado con profesionales de primera, como: Victor Manmbié, Antonieta Arcaya, José Alberto Núñez, Rotondaro, Hernando Acevedo y Oscar Baiz y  Bibi Sánchez Bueno, entre otras personas.
En ese año fui  igualmente asesor al Presidente del Centro Simón Bolívar, o sea Diego Arria Saliceti.
Al renunciar a ese cargo (1980), mi fui a trabajar en una compañía multinacional petrolera ( la Shell), como Jefe de Evaluación Financiera, en el campo petrolero de Lagunillas (Edo. Zulia); y luego, de nuevo, me decidí por volver a las experiencias internacionales en el BID, en el Departamento de Asistencia Técnica.  
Al regresar a Caracas fui Vicepresidente de la Corporación de Turismo de Venezuela (1976-1979).
En el año de 1977 fui invitado por Roberto Lonati el Secretario General de la Organización Mundial del Turismo ( OMT)  para ser su Consejero y con la familia nos trasladamos a Madrid,  España.

Me residencie en Madrid fue estupenda, allí  residía con mi familia en la Calle Ecuador de esa capital. http://www.world-tourism.org

En la OMT  yo presidí el Consejo Ejecutivo, donde se reunían más de 60 países y donde se fijaban las políticas de la Institución en materia de Turismo.
Al regresar a Caracas después de 3 años viviendo en Madrid ( de 1978 a 1980) , mi ubicación fue en la Universidad Simón Bolívar http://www.usb.ve ; allí tuve la oportunidad de volver a sentir la pasión por la docencia,  pues fuì el Jefe del Departamento de Ciencias Económicas y Administrativas.
Mi asignatura preferida fue:  Evaluación de Proyectos de inversión.
Luego tomé la decisión de realizar la Maestría en Ciencia Política y obtuve Mención de Honor; y finalmente, para culminar la carrera académica, realicé el Ph.D  en Ciencia Política, con especialidad en Sociología de la Comunicación Política y el Análisis de Contenido del discurso político, con el apoyo del Profesor  y doctor Friedrich Welsch.
La Tesis de Maestría se tituló:  Análisis de Contenido del Lenguaje Político lo que dice la prensa sobre el discurso presidencial”. La Tesis doctoral se tituló : “Agenda de la Prensa e Intención del Voto durante la Campaña Presidencial Venezolana de 1.998”.
El año sabático lo culminé en: la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria http://www.ulpgc.es como profesor visitante para la Maestría Internacional de Turismo, esa actividad fue una nueva experiencia imposible de olvidar , con buenos profesores y con su excelente director o sea: Mariano Chirivella Caballero. Allí escribí un texto para pasar a Profesor Asociado en la
Universidad Simón Bolívar, donde seguí divulgando mis conocimientos docentes como Profesor de Evaluación de Proyectos para un grupo de ingenieros y también escribía  en el periódico Papel de la Bolívar y en la Revista Electrónica :http://universalia.usb.ve/ , para luego formar parte de la red de redes universitaria: http://www.universia.edu.ve
Después vino la jubilación a los 65 años de edad y la incorporación: al grupo de investigadores intercontacto:  http://www.intercontacto.com/, con el apoyo de mi prima Elizabeth Valarino H y de su hija María Silvia.
Transcurrido los días del año 2.008, y después de ser un profesor titular, he vuelto a la pasión por la enseñanza y para ese año fui un docente en las maestrías de turismo de la Universidad del Zulia , de la Universidad de Oriente y en la Universidad del Estado de México (Toluca). http://www.uaemex.mx/

Incluso, en la USB, y ya en el año 2.011 comencé a impartir cursos on-line  sobre Estadística,  para estudiantes e investigadores, una educación permanente avanzada para este nuevo siglo XXI.

En el mes de Marzo volví a visitar a mi hija Marisol que vive con su familia (Amilcar Soto y Sofía Isabel) en Houston (Texas), https://es.wikipedia.org/wiki/Houston

Con antelación en Octubre estuve de visita, en calidad de profesor, en la ciudad de Cartagena de Indias (Colombia) con el "riesgo de que me quiera quedar".

Otro proyecto novedoso que promovía la USB era el Doctorado en Ciencias, de una gran relevancia, pues por primera vez se unirían profesores con doctorados en ciencias sociales (economía, sociología, ciencia política, psicología) y en ciencias naturales (física, química, matemáticas, estadística, biología, etología humana), con la idea de formar un doctor integral y que pueda afrontar la investigación de punta en el campo de las ciencias exactas y las ciencias humanas, todo concebido  como un sistema.
Esta iniciativa surgió de un profesor de elevado nivel académico cuyo nombre es: Klaus-Jaffe quién en la actualidad es el Jefe del Centro de Estudios Estratégicos de la USB: 
y también Jefe del laboratorio de Bbiología.

Fui profesor en la ciudad de Toluca (México), donde impartir un Seminario de Evaluación de Proyectos.

Durante mi vida profesional he publicado 9 libros técnicos y un libro de poesías; seis de esos libros fueron editados por la Editorial Trillas de México, dos libros con la Editorial Colombiana Ediciones de la U y además un libro, en idioma portugués, con la Editorial Papirus,  ubicada en la Ciudad de Campinas, San Pablo; y  un libro de poesías es un e-book : titulado 2 Cuentos y 14 Poemas Alegóricos.
Los título de los libros son:
Evaluación Hotelera, Turismo Sustentable, Marketing Turístico, Administración Hotelera, Teoría del Turismo, Análisis del Discurso Político, Economía del Turismo, Estadística Turística y Evaluación Hotelera en un ambiente de planificación. Ver, www.etrillas.com.mx, y www.edicionesdelau.com

El proyecto más importante que realizamos con CORPOTURISMO, fue el Plan Nacional de Turismo y un grupo de Posadas en el Cerrito de Sanare (Estado Lara) con el apoyo muy importante de nuestro inolvidable amigo colombo-venezolano Hernando Acevedo Quintero.

RESUMEN y RECOMENDACIONES
No se desanime si se equivoca de carrera. Insista en buscar el área de conocimientos que más le agrada y que se vincule mejor con su forma de ser y  con su personalidad.
Sea un estudiante interesado en las disciplinas que le tocará conocer y profundice en cada una de ella. Recuerde que su trabajo es estudiar primero y divertirse luego.
Una vez que usted culmine sus estudios y pase a ser un profesional, trabaje con entusiasmo y elevada productividad.
Sea un buen compañero de trabajo y ejerza con sus amigos y alumnos todos los valores éticos que exige su formación.  
Usted siempre tiene que dar el ejemplo; y recuerde lo que dijo una vez Simón Bolívar: “Dios concede la victoria a la constancia”.
Y cuando le toque la responsabilidad de llevar adelante una tarea que Ud. considere urgente, repita lo que dijo una vez, Gabriel García Márquez en su escrito Un Profesional de Horóscopo, editado en el año de 1950: 
"Pues le advierto que aquí no viene usted a dormir la siesta. Aquí se trabaja o se renuncia".

FIN DE LA HISTORIA