miércoles, 27 de agosto de 2014

EL EBOLA MORTAL




No existe una vacuna para el ébola, aunque a principios de agosto, unos funcionarios de la OMS anunciaron que durante el próximo mes de septiembre podría comenzar la primera ronda de ensayos clínicos para la creación de una vacuna fabricada por la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline.
Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), recomiendan que los profesionales de la salud aprendan a reconocer los casos de infección por ébola y estén listos para utilizar medidas de aislamiento para los pacientes y protección para el personal médico. Entre estas medidas están:
  • El uso de ropa protectora (máscaras, guantes, gafas protectoras y vestimentas protectoras)
  • Esterilización del equipo médico
  • Uso de desinfectantes
  • Aislamiento de los pacientes para evitar el contagio de otras personas
Aun tomando todas las medidas de precaución, el brote sigue haciendo estragos. Por esa razón, el pasado 8 de agosto la Organización Mundial de la Salud declaró al ébola como una emergencia internacional de salud pública y llamó a una respuesta coordinada internacional para detener su propagación. Las Naciones Unidas, la OMS y los Centros para el Control y Detección de Enfermedades (CDC) han unido esfuerzos para contener al virus del ébola: se ha establecido una advertencia de viajes de nivel 3 que prohíbe los viajes a la región que no sean esenciales y se ha pedido ayuda a un mayor número de profesionales para auxiliar a las áreas rurales, así como el uso de equipo médico más moderno para contener el virus cuanto antes.
Si una persona debe viajar a alguno de los países afectados, o en donde se hayan reportado casos de infección por ébola, los CDC recomiendan lo siguiente:
  • Poner en práctica medidas estrictas de higiene.
  • Evitar el contacto con sangre u otro tipo de líquido humano
  • No ponerse en contacto con animales o carne cruda
  • Evitar acudir a hospitales en donde se estén tratando a pacientes infectados por el ébola (las embajadas y los consulados estadounidenses pueden proporcionar información sobre los locales de asistencia médica que resulten seguros para sus ciudadanos. Consulte con la embajada o el consulado de su país si necesita viajar y tiene dudas).
  • Al regreso del viaje, la persona debe vigilar y monitorear su salud durante 21 días. Si siente o nota alguno de los signos o síntomas relacionados con el ébola, debe buscar asistencia médica de inmediato.
Confiemos en que la labor conjunta de los expertos, los gobiernos y la población general logre contener este brote cuanto antes para que no se produzca ni una víctima más y además, se intensifiquen las investigaciones para crear vacunas y tratamientos efectivos para estar preparados y salvar vidas en cualquier brote en el futuro.