domingo, 14 de septiembre de 2014

El Artículo de Hausmann que molestó a Maduro







Por 
Ricardo Hausmann


CAMBRIDGE - ¿Será  que Venezuela incumplirá con sus bonos extranjeros? Los mercados temen que podría incumplir. Es por eso es  que los bonos venezolanos pagan más de 11 puntos porcentuales más que los bonos del Tesoro, y 12 veces más que los bonos de México, cuatro veces más que los bonos de Nigeria, y el doble de lo paga Bolivia.

En mayo pasado, cuando Venezuela hizo su colocación privada de 5 billones de dólares en bonos a diez años con un cupón del 6%, que tenía efectivamente en hacerlo con un descuento del 40%, dejándolo con apenas $ 3 billones, entonces el extra de $ 2 mil millones que tendrá que pagar en diez años es la compensación que los inversores exigen por la probabilidad de incumplimiento, en exceso del cupón venezolano.

El gobierno de Venezuela tiene que pagar $ 5,2 mil millones en los primeros días de octubre. ¿Será verdad que puede? ¿Tiene el dinero en efectivo para pagar ese compromiso? ¿Va a conseguir el dinero a toda prisa recurriendo a la venta de CITGO, ahora propiedad total de la petrolera estatal de Venezuela, PDVSA?

Una cuestión diferente es si Venezuela debe pagar. Por supuesto, lo que los gobiernos deben hacer y lo que van a hacer no siempre son cuestiones independientes, porque la gente a menudo hacen lo que deben. Sin embargo, "debemos" preguntarnos si ello  implicar algún tipo de juicio moral que no es fundamental para estos negocios, lo que los hace más complejos el asunto.

Un punto de vista sostiene que si se debe hacer bien en cuanto a sus compromisos, entonces eso es lo que debe hacer. Eso es lo que la mayoría de los padres enseñan a sus hijos.

Pero el cálculo moral se vuelve un poco más complicado cuando no se puede hacer realidad todos los compromisos y se tiene que decidir cuál se debe honrar y cuáles evitar.

Hasta la fecha, durante la presidencia de Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro, Venezuela ha optado por el servicio de sus bonos extranjeros, muchos de los cuales están en manos de buenos contactos venezolanos adinerados.

Yordano, un cantante popular venezolana, probablemente tendría un conjunto diferente de prioridades. Él fue diagnosticado con cáncer a principios de este año y tuvo que lanzar una campaña de medios sociales para localizar los medicamentos que requiere su tratamiento. La grave escasez de medicamentos que salvan vidas en Venezuela es el resultado del incumplimiento por parte del gobierno de $ 3500 millones para las importaciones farmacéuticas.

Una situación similar prevalece en el resto de la economía. El atrasos en los pagos de las importaciones de alimentos ascienden a $ 2,4 mil millones, dando lugar a una escasez considerable de bienes de primera necesidad. En el sector del automóvil, el valor predeterminado es superior a $ 3 mil millones, dando lugar a un colapso de los servicios de transporte como consecuencia de la falta de piezas de repuesto. A las compañías aéreas se les debe $ 3.7 mil millones, haciendo que muchas de las líneas aéreas suspendieran las actividades y el servicio en general el cual tuvo que caer a la mitad. Todo esto suma  $ 12.600 millones, y  ¿será que existe caja para pagar ?

En Venezuela, los importadores deben esperar seis meses después de que las mercancías han pasado por la aduana para  poder obtener y comprar dólares autorizada  con anterioridad. Pero el gobierno ha optado por incumplir estas obligaciones, también, dejando a los importadores con una gran cantidad de moneda local inútil.

Durante un tiempo, el crédito al proveedores extranjeros compensaba la falta de acceso a la moneda extranjera; pero, los atrasos de montos y con las  devaluaciones masivas, el crédito se había secado.

La lista de las deudas sigue y sigue. Venezuela ha incumplido con los proveedores de PDVSA, con los contratistas y socios de empresas mixtas, haciendo que las exportaciones de petróleo cayeran en un 45% con respecto a 1997 y la producción alrededor de la mitad lo que en el de 2005 se había proyectado para el año 2012.

Además, el Banco Central de Venezuela ha incumplido con su obligación de mantener la estabilidad de los precios al casi cuadruplicar la oferta de dinero en los últimos 24 meses, lo que ha dado como resultado un descenso del 90% en el valor del bolívar en el mercado negro ( a 97 por Bs)  y la tasa de inflación más alta del mundo en un 60% en promedio. Para colmo de males, desde mayo el Banco Central ha incumplido con su obligación de publicar  los datos de  la inflación y otras estadísticas económicas.

Si el país funcionaba con cuatro tipos de cambio era de esperar un arbitraje de divisas que ha impulsado Venezuela a los primeros lugares de los indicadores de corrupción a nivel mundial.

Todo este caos es la consecuencia de un déficit fiscal enorme que está siendo financiado por la creación fuera del control de dinero, la represión financiera, y por defecto de montaje - a pesar de una ganancia inesperada  del presupuesto de petróleo a $ 100 por barril.

En vez de arreglar el problema, el gobierno de Maduro ha decidido complementar el intercambio ineficaz y los controles de precios con medidas como el cierre de fronteras para detener el contrabando  implantar medidas de racionalización de las compras en abastos con unas capta huellas digitales y que para evitar el "acaparamiento." Esto constituye un incumplimiento de las libertades más básicas de los venezolanos, incluso  Bolivia, Ecuador, y Nicaragua - tres países ideológicamente afines a Venezuela -  tienen un solo tipo de cambio y la inflación de un solo dígito  que  han sabido conservar.

Por lo tanto: ¿ debería Venezuela incumpla sus bonos extranjeros? Si las autoridades adoptaron políticas de sentido común y buscaron el apoyo del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones multilaterales de crédito, como la mayoría de los países con problemas tienden a hacer, de esa manera la carga del ajuste sería compartida con otros acreedores, como ha ocurrido por ejemplo  en Grecia, y la economía ganaría tiempo para recuperarse, sobre todo porque las inversiones en el campo de las mayores reservas de petróleo del mundo comenzaron a dar sus frutos. Los tenedores de bonos sería prudente para intercambiar sus bonos actuales por instrumentos de más largo plazo que podrían beneficiarse de la recuperación del país.

Nada de esto va a suceder durante el gobierno de Maduro, que carece de la capacidad política, y la voluntad de avanzar en esta dirección. Pero el hecho de que su gobierno ha optado por no pagar los 30 millones de venezolanos, más que para  Wall Street, no es sólo  un signo de su rectitud moral es una señal de su bancarrota moral.

Obtenga más información en http://www.project-syndicate.org/commentary/ricardo-hausmann-and-miguel-angel-santos-pillory-the-maduro-government-for-defaulting-on-30-million-citizens--but-not-on-wall-street#HZJsktB5fl6rLTRW.99