sábado, 27 de septiembre de 2014

La Hipertensión y la Sal (n0 hay conclusiones seguras)






La hipertensión arterial es el factor de riesgo más común en relación a la enfermedad cardiovascular y la muerte.

A nivel mundial, se estima que más de 1,0 millones de adultos tienen hipertensión, que esta cifra se proyecta para subir a 1,5 millones en el año 2025, y que las cuentas de la hipertensión supone más de 9 millones de muertes anualmente.

Debido a su alta prevalencia y la morbilidad y mortalidad relacionadas, los enfoques de población a reducir la presión arterial, por lo que la carga de la enfermedad cardiovascular, se han recomendado. Entre estas estrategias, la reducción del sodio en la dieta y, en menor medida, el aumento de potasio en la dieta se han incluido en muchas directrices para el tratamiento de la hipertensión y la prevención de la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, estudios recientes han planteado preguntas sobre los posibles efectos adversos asociados a la ingesta baja de sodio en los resultados importantes de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares y muerte.

En respuesta a la controversia acerca de los efectos sobre la salud de la ingesta baja de sodio, el Instituto de Medicina convocó a un comité de expertos para evaluar la evidencia de una relación entre el sodio y la salud. 

El comité concluyó que la mayor evidencia apoya una relación positiva entre el alto contenido de sodio ingesta y el riesgo de enfermedad cardiovascular, pero que los resultados de los estudios con relación a los resultados de salud no fueron suficientes para concluir sobre la ingesta baja de sodio.

El comité encontró limitadas pruebas de que la baja ingesta de sal puede estar asociada con efectos adversos para la salud en algunos subgrupos, incluidos algunos pacientes con insuficiencia cardíaca u otras formas de enfermedad cardiovascular, diabetes o enfermedad renal crónica.

Los resultados de tres estudios, publicados en el número de la Revista, se apoyan sobre este asunto.

El Estudio llamado Prospectiva Urbana Rural Epidemiología (PURE) proporciona nueva evidencia sobre la asociación entre la ingesta de sodio y potasio, que se calcula a partir de muestras de orina tomada en la mañana, y la presión de la sangre, la muerte, y la importante eventos cardiovascular.

El procedimiento para estimar la excreción de electrolitos fue validado en otros lugares y el estudio PURE incluyó que más de 100.000 adultos de la muestra de la población general de 17 países varió según el desarrollo económico y la aculturación de un estilo de vida urbano.

Aproximadamente el 90% de los participantes tenía ya sea una  alta ingesta de sodio (5,99 g por día) o en todo caso una cantidad moderada (3,00-5,99 g por día) de excreción de sodio; aproximadamente el 10% se excreta menos de 3,00 g por día, y sólo el 4% tienen a la excreción de sodio en los márgenes correspondientes a las directrices actuales para la ingesta de sodio (2,3 ó 1,5 g por día).

A través de esta amplia gama de poblaciones, la relación entre la excreción de sodio y la presión arterial fue positiva,  pero no uniforme: era fuerte en los participantes con la excreción alta de sodio, y modesto en aquellos en el rango moderado, y no hubo un dato significativo en aquellos con la excreción de sodio baja.

Los autores llegaron a la conclusión con sus resultados que una proporción muy pequeña de la población mundial consume una dieta baja en sodio y que la ingesta de sodio no está relacionado con la presión arterial en esas personas, poniendo en duda la viabilidad y la utilidad de la reducción de sodio en la dieta como en la población, estrategia basada para la reducción de la presión arterial.

También hubo una interacción entre excreción de sodio y la excreción de potasio: la excreción de sodio alta fue más fuertemente asociado con el aumento de la presión arterial en las personas con la excreción de potasio inferior.

Los autores sugirieron que el enfoque alternativo de recomendar una alta dieta ricas en potasio pueden lograr mayores beneficios para la salud, incluida la reducción de la presión arterial, que la reducción solo de sodio. Después de una media de 3,7 años de seguimiento, el resultado compuesto de muerte y eventos cardiovasculares se produjo en 3317 participantes (3,3%). En comparación con los que tenían un nivel moderado de la excreción de sodio,  y los que tienen un nivel de excreción de sodio mayor o menor tenían un mayor riesgo de resultados de la enfermedad cardiovascular.

Los autores trataron de descartar la confusión residual o invertir la causalidad como explicación de sus resultados al mostrar que los participantes con un bajo nivel de excreción de sodio tenían una media puntuación de riesgo modificable  similar y mayor ingesta de frutas y verduras, en comparación con aquellos con un moderado nivel de excreción de sodio, y que más del 90% de la cohorte estaba libre de enfermedad cardiovascular antecedente.

Los resultados no fueron alterados por la exclusión de las participantes con enfermedad cardiovascular previa, cáncer, o el uso de la medicación de la presión arterial, por la exclusión de eventos de resultado que se producen en los primeros 2 años de observación, o por el ajuste de todos los factores de confusión identificables.

Las principales debilidades del estudio PURE, inherentes a su diseño del estudio y el alcance, incluyen la ausencia de mediciones directas de las 24 horas de la excreción urinaria en múltiples ocasiones, que es el modelo aceptado para evaluar la ingesta de electrolitos, y la falta de un componente de intervención a evaluar los efectos directos de la alteración de ingesta de sodio y de potasio sobre la presión arterial y los resultados de la enfermedad cardiovascular, por lo que es imposible establecer la causalidad.

Sin embargo, este estudio proporciona evidencia de que los niveles altos y bajos de la excreción de sodio pueden estar asociados con un mayor riesgo de muerte y con los resultados de la enfermedad cardiovascular y que el aumento de la excreción urinaria de potasio contrarresta el efecto adverso de la excreción alta de sodio.

Estos hallazgos exigen un mejor  resultado aleatorio y controlado para poder comparar la ingesta reducida de sodio con la dieta habitual. A falta de tal prueba, los resultados argumentan en contra de la reducción de sodio en la dieta, como un hecho aislado de la salud pública.

Los autores del artículo tercero, de la Carga Global de Enfermedades Nutrición y Enfermedades Crónicas Grupo de Expertos ,  utilizaron técnicas de modelización para estimar el consumo de sodio global y su efecto sobre la mortalidad por asuntos cardiovascular .

Los investigadores cuantificaron la ingesta de sodio mundial sobre la base de encuestas publicadas en 66 países y se utilizó un modelo jerárquico bayesiano para estimar el consumo de sodio global.

Luego calcularon los efectos del sodio sobre la presión arterial en un meta-análisis de 107 estudios publicados y estimaron los efectos de la presión arterial sistólica en la mortalidad cardiovascular, mediante la combinación de los resultados de dos proyectos internacionales que incluían datos a nivel individual.

Ellos encontraron una fuerte relación lineal entre el consumo de sodio y los eventos cardiovasculares y entonces  se estimó que 1,65 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en el año 2010 fueron atribuibles al consumo de sodio en exceso.

Los investigadores deben ser reconocidos por du esfuerzo hercúleo en cuanto a la síntesis de una gran cantidad de datos en relación con el daño potencial de exceso de consumo de sal. Sin embargo, dadas las numerosas suposiciones necesarias por la falta de datos de alta calidad, se debe tener cuidado en la interpretación de los resultados del estudio. En conjunto, estos tres artículos ponen de relieve la necesidad de recolectar más evidencias de alta calidad sobre los riesgos y los beneficios de las dietas bajas en sodio.